The best web hosting reviews updated with new hosting providers. HostGator Reviews ratings and coupon codes.

Perú.com: Las mujeres de San Marcos revolucionan la Tuna universitaria

Imprimir
Visto: 6995

Lima (Peru.com).- Es común que cuando uno escucha hablar de una Tuna universitaria se imagine a chicos vestidos como juglares de la edad media, con mallas, tocando guitarra y cantando a voz en cuello.     También hay videos!

Sin embargo, en los últimos años, esta tradición universitaria, que data de la España del siglo XVII, también se ha hecho muy popular entre las mujeres, quienes a su estilo dejan claro que el “tunar” no es cosa de géneros, sino de actitud.

En nuestro país, fueron las estudiantes de la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos quienes impresionadas por el estilo de vida que significaba ser tuno, decidieron formar la primera Tuna femenina del Perú, en 1999.

“Fue difícil porque para lograr el apoyo de la Universidad teníamos que demostrar qué podíamos hacer, qué objetivos y perspectivas teníamos y en un principio no teníamos ni trajes”, dice Eliana Cumpa o “Disolver” (su apodo dentro de la Tuna).

Es que ser un tuno o una tuniña no es cosa sencilla, pues además de tener dotes para tocar un instrumento, cantar o bailar, se debe ser disciplinado, creativo y tener un espíritu de apertura hacia otras culturas, por los continuos viajes que se deben realizar.

En el caso de las chicas, el esfuerzo es doble porque aún en nuestros días, el hecho de que una mujer se desempeñe en una actividad que por muchos años fue solo para hombres les generó el rechazo de algunas tunas masculinas.

“Lo que ha mellado el desarrollo de las tuna femeninas, en general en el país, es el rechazo de las tunas masculinas. Ellos tienen un punto de vista muy tradicionalista, desde una perspectiva muy conservadora y no aceptan que las mujeres participen de esta tradición universitaria”, revela Cumpa

Suena increíble que en un ambiente de cultura y apertura mental como debe ser una universidad, una práctica tan retrógrada como el machismo todavía esté presente y es que pese a la modernidad, en nuestra sociedad la mujer todavía lucha por ganarse un espacio.

Cumpa explica que si bien la tradición de la Tuna nació en la época de una sociedad patriarcal, donde la mujer no tenía acceso a la vida pública, los tiempos cambian y evolucionan.

“Ellos se olvidan que la tradición responde a una cultura y la cultura la hacemos todos. Lo que es música y artes va evolucionando de alguna manera e igual es en esto. La música es universal, no solo es para un género”, enfatiza.

Guerra de los sexos


Su indignación no es para menos, pues como miembros de una tuna femenina las chicas han vivido situaciones tensas con sus pares hombres, quienes incluso habrían llegado a hostilizarlas psicológicamente.

Cumpa cuenta que el acoso de algunos tunos hombres es una constante cuando tienen presentaciones públicas, pues les gritan frases despectivas o reparten volantes en los que apelan a una tradición milenaria de masculinidad en la Tuna.

“Ellos no solo tienen actitudes agresivas emocionalmente sino también a nivel institucional, los chicos de la San Marcos no, pero yo sé de tunas masculinas de otras universidades que incluso han escrito cartas a sus autoridades diciéndoles que es indigno que la Tuna sea femenina y que ellos no pueden permitir eso porque sería una tuna de locas, rebeldes sin causa y borrachas”, detalla.

Argumentos como que la Tuna por ser viajera y alegre, puede hacer que sus integrantes mujeres se pierdan en la vorágine de la bohemia, han llegado a ser válidos para algunas autoridades universitarias, como lo cuenta Cumpa: “A algunas chicas se les cierran las puertas. Incluso existen oficinas universitarias donde les dicen: ‘Si tú te cambias el nombre de Rondalla a Tuna te dejamos de dar el reconocimiento’”.

La incursión de las sanmarquinas en la Tuna no fue inmediata, en sus inicios se hacían llamar Rondallas (nombre que es más aceptado por los hombres) y cantaban, tocaban y viajaban al interior del país, para compartir experiencias con otros grupos peruanos.

No fue hasta que salieron del país que descubrieron que su performance era la de una verdadera Tuna y decidieron adoptar ese nombre. Así comenzó una lucha por hacerse respetar como iguales ante sus pares masculinos.

Paola Reyes o “Chinchón” (como le dicen en la Tuna) enfatiza que no todos los chicos son hostiles con ellas, pues también han hecho buenos amigos en el Perú y en el extranjero.

Sin embargo, el rechazo a que ellas también hagan Tuna es tan fuerte que incluso llegó al Congreso de la República. En el 2003, el legislador Pedro Morales presentó un proyecto de ley que buscaba declarar como actividades culturales a la Tuna y la Rondalla, enfatizando en el documento que por historia, las mujeres universitarias no pueden llamarse Tuna. Este proyecto de ley no se llegó a aprobar y quedó en el tintero.

Las pioneras


En sus 10 años de existencia, la Tuna Femenina de San Marcos ha visto pasar innumerables aspirantes o “pardillas”, pero pocas han tenido la constancia para llegar a portar la “beca” (pañoleta distintiva de la universidad).

“La beca significa que quieres al grupo y eres parte. Ya siendo tuniña no te escapas”, dice Ursula Agüero o “Brújula” (como la conocen en la Tuna).

El grado de compromiso con la Tuna es tan fuerte que entre las sanmarquinas hay hasta madres de familia que dividen su tiempo entre el trabajo y el cuidado de los hijos, con las guitarras y panderetas de los ensayos.

Cumpa lo resume así: “Uno no puede explicar lo que la Tuna significa para uno. Aquí hay una verdadera amistad entre una y otra, hermandad que sobrepasa los límites del tiempo”.

Un poco de historia


La Tuna universitaria nació en España en la edad media, como práctica de los estudiantes más pobres, quienes cantaban y tocaban instrumentos a cambio de algunas monedas para transportarse de sus lugares de origen hasta los recintos educativos.

Esta costumbre quedó como una tradición que con el pasar de los años se fue extendiendo a varios países de Europa y Latinoamérica. Dentro de la Tuna hay muchos códigos como los apodos de rigor que cada integrante debe tener y las jerarquías de respeto, por antigüedad.

Lo que debe saber


En octubre la Tuna Femenina de la UNMSM cumple 10 años y lo celebrará a los grande, si desea conocer más información puede ingresar a sus cuentas de Facebook y Twitter o a su dirección web: http://www.tunafemenina.com/

¡Aquí vea más fotos de la Tuna Femenina de San Marcos!

Texto: Jaisia Amaro ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. )
Fotos: Jaisia Amaro / Tuna Femenina de U. San Marcos / Christian Tinoco
Video: Christian Tinoco ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. )

Fuente: Perú.com

¿Quién está en línea?

Hay 69 invitados y ningún miembro en línea